Un Poco de Historia

La historia del restaurante se remonta a la llegada en la época de El Dorado, y procedente de Argentina, de don Raúl Roque Di Marco, jugador profesional de fútbol, que venía a engrosar las filas del naciente equipo Atlético Bucaramanga. Corría el año de 1950, y la Bucaramanga de entonces casi que no conocía lo que era cenar afuera.

Después de su paso como jugador por el Atlético, y por el Junior de Barranquilla, don Raúl decide contraer matrimonio con doña Nena Morales, y sentar raíces en nuestra tierra. Fue con el nacimiento de sus primeros dos hijos, que deciden establecer el primer restaurante, que estaba localizado en el centro geográfico de la ciudad, al lado del Colegio San Pedro Claver, al que le puso el nombre de "Hostería Di Marco"; corría entonces febrero de 1960.
Era entonces un pequeño negocio en donde se vendían cortes de carne argentina y la tradicional parrillada que él sabía preparar muy bien y que en la región no se conocía.
Al menú también se adhirieron pastas que se preparaban con recetas de salsa casera que su esposa preparaba, ensaladas y acompañamientos muy sencillos.  Con el tiempo el negocio fue creciendo y pasaron de atender a las personas en un pequeño local a establecerse en un lugar más grande en donde podían recibir más comensales.
Los procesos se realizaban de manera empírica hasta que con el paso de los años uno de sus hijos, Carlos, tomó las riendas del negocio y debido a su formación profesional pudo darle el enfoque que el restaurante necesitaba para consolidarse lo que es hoy en día, uno de los sitios preferidos por los amantes de las carnes a la parrilla.
En la actualidad Carlos Di Marco es el propietario y gerente del restaurante, que pertenece la Asociación Colombiana de la Industria Gastronómica,  ACODRES.